ffdfdf

 

Menudo personaje. Gritos, guitarreo y heroína.

Ocuría lo mismo en otras comunidades porque el satanismo no entiende de eso. Tampoco de países. Ni de sexos. ¡Alarma!

Luego pastillas, Cola Cao light y bakalao fresco, recién traído de alguna base militar…

 

¿Emilio visitó La Festa? Le echaron de menos allí en caso contrario.

 

 

Al menos pudo contarlo…

 

 

Los satanistas se montan películas pero no hablan de sus vicios…

 

 

 

 

La tele, controlada por el estado y con el permiso de nuestros padres, es la que nos inicia en el mundo de la destrucción sirviéndose de mensajes subliminales y directos.

 

 

 

 

 

Anuncios